El traductor recibe la imagen y los diálogos originales. Su labor es producir un guion traducido de la obra audiovisual. La particularidad de esta modalidad radica en que no es necesaria la sincronía labial y en la presencia de la voz del actor original bajo la voz del actor de doblaje que se superpone en el caso de los personajes. Aunque no es precisa la sincronía labia, sí es necesario que las intervenciones se ajusten a la extensión de las originales, pero la labor del traductor no es ajustar. No le corresponde al traductor tener en cuenta los ritmos, la longitud, etc. de los diálogos 

El traductor entrega al cliente un guion en su lengua que resulta coherente con la imagen y respeta el sentido original de la obra audiovisual, cuidando la naturalidad que deben tener los diálogos en la lengua de llegada o las especificaciones de la terminología correspondiente.

"Expertos en lenguaje, soluciones globales"

¡Contáctanos hoy para comenzar a crear el hogar de tus sueños!

Comunícate con nosotros a través de nuestros medios de contacto y logremos juntos los resultados que deseas para tu web.